23.000 habitantes, 15 peluquerías y una librería

Como dice Joxe Aranzabal el baile ya ha empezado. Hemos estado mucho tiempo esperando para salir a la pista central, pero desafortunadamente el tipo de música no nos despierta las ganas de mover el esqueleto. Aunque nos sabemos la coreografía y todos los pasos de memoria, nos sentimos muy extraños en la pista. Cada vez nos topamos con menos compañeros de baile, y por lo que parece, las librerías no participarán en los próximos bailables. Por muy drástico que suene, nos llega la hora de tomar decisiones importantes.

El mercado de los libros electrónicos empieza a moverse. Aunque el último libro electrónico de la librería Barnes&Noble y el Kindle no son más que meros catalizadores, el mercado empieza a despegar a ritmo acompasado. Durante este último año las ventas de ebooks se han triplicado y aunque a día de hoy es verdad que no es un mercado muy desarrollado, el futuro parece sonar electrónico-digital.

Pretendemos que la librería Garoa entre de lleno en este nuevo escenario pero dicha sea la verdad, nos está resultando muy complejo. El optimismo inicial ha desaparecido. Durante este último año hemos asistido a catorce seminarios diferentes que han tenido como tema central el futuro del libro. Añadimos a estos cursos dos postgrados (uno de transmisión cultural y otro de comunicación corporativa online) en dos universidades de prestigio, Universidad de Mondragón y Universidad de Alcalá de Henares. Hemos recibido sabios consejos de nuestros profesores: que las formas de lectura están cambiando y que abramos los ojos, que nos metamos de lleno en la red de redes, que el sector del libro cambiará de lleno y que tenemos que espabilar.

Pero, por cada día que pasa somos más pesimistas ante el futuro que nos depara. En nuestra humilde opinión a día de hoy las librerías seguimos sin tener ningún sitio en el futuro mercado digital. Nos quedamos fuera y por muy a nuestro pesar, tendremos que seguir con nuestro modelo de negocio actual. Pero, ¿Hasta cuándo podremos continuar agarrándonos a un modelo que no tiene por donde sostenerse?

Aún y todo, para nuestra felicidad, el proceso de digitalización no sucederá de la noche a la mañana, tardará en llegar. Asistiremos a una convergencia entre los dos modelos y si tenemos en cuenta el perfil del lector actual y sus costumbres este proceso tardará unos años. Muchas veces tomamos como espejo todo lo que sucede en Estados Unidos, no nos equivoquemos, tenemos que valorar la red de librerías existente y el gran trabajo de muchos pequeños libreros independientes.

No exageramos diciendo que la red de librerías a la cual pertenecemos es más potente que la estadounidense. Muchos estadounidenses no tienen ninguna biblioteca o librería en su pueblo y de aquí puede nacer la necesidad del cambio y fomento de todos estos soportes tecnológicos. Pero ojo, con cuidado, por que los números cantan y este último año se han cerrado tantas librerías como en los últimos cinco años. Muchos pueblos no tienen librería (tal vez en tu pueblo ya no quede ninguna) incluso ciudades universitarias como Getafe no disponen de ninguna librería.

Según las previsiones, en el año 2012 las ventas de libros electrónicos supondrán un 25% de las ganancias para el sector editorial (el porcentaje de las ventas por unidad será mayor). Parece una ola muy interesante, pero nosotros no tenemos ninguna tabla de surf para subirnos a esta ola. En el mercado español no existe todavía ninguna tabla que nos permita a los libreros surfear la ola.

Como nos dijo Imanol Epelde ¿Por qué en nuestro pueblo tenemos 15 peluquerías y una sola librería? ¿Conocéis a algún romántico que este dispuesto a abrir una librería? No existen apenas libreros de primera generación. Los dedos de una sola mano son suficientes para contar las librerías que se han abierto en todo el País Vasco. En cambio para contar todas las librerías que se han cerrado, necesitaremos todos los dedos de la mano e incluso algún que otro dedo de los pies. Seguramente, estemos un poco nostálgicos, pero siendo realistas, ¿Serán necesarias las librerías en un futuro? ¿Necesitaréis de las librerías y del librero?

La respuesta como siempre, nos la dará el lector.

Nota. Hemos querido compartir nuestros sentimientos, nada más. Como a todo ser humano nos preocupa nuestro futuro, y tal vez, el vínculo emocional que nos une al libro no es más que una losa.


garoa   librerias