Por qué deberían ofrecer las editoriales sus contenidos digitales en las librerías

Cada vez son más frecuentes los artículos que vaticinan la desaparición de las librerías. Muchos expertos sospechan que los contenidos digitales se van a descargar directamente mediante la página web y cuestionan la necesidad de los intermediarios. Atendemos sus presentimientos pero también es lícito y justo entender que una red de 3.500 librerías no es un mero intermediario, sino un escaparate de contenidos digitales que ninguna web, y menos cultural, puede atesorar.

Si el año que acabamos de despedir fue el de cuestionarse la necesidad de los contenidos digitales, este año va a ser el año de actuar. Ninguna editorial se quiere quedar atrás e iremos conociendo poco a poco lo nuevos modelos de negocio digitales planteados por las editoriales. Ya conocemos editoriales que han apostado por ofrecer sus ebook a un coste inferior que el libro de papel (algunos al 70% del PVP), otras editoriales han preferido apostar por la gratuidad de sus obras esperando un auge de ventas de sus libros en papel incluso hay editoriales que están creando redes sociales de lectores sobre su portal digital ofreciendo sus contenidos bajo servicio “premium”. En estos momentos de incertidumbre son muchas las posibilidades que se les ofrecen a las editoriales y distribuidores para moldear un nuevo modelo, y aunque estemos viviendo una etapa de transición, las editoriales han de estar listas a experimentar y ser transparentes para acertar con el camino a seguir.

En España se dispone de una red de 3.500 librerías y la cifra aumenta casi hasta 8.000 si contamos con tiendas de papelería que sirven libros. Una red tan amplia puede ser una vez más un escaparate ideal para que las editoriales aumenten tanto el número de usuarios como la fidelización de sus lectores. Creemos que se desperdiciará una gran ocasión al separar ambos contenidos, al intentar crear dos canales de venta desligados. Las librerías han permitido alcanzar a las editoriales su posición actual, y creo que el vínculo que nos une puede dar grandes resultados.

La facilidad e instantaneidad que ofrece la Red es obvia pero también somos conscientes de lo difícil que se está convirtiendo para las editoriales obtener visibilidad en buscadores. Muchas editoriales tendrán muy difícil obtener un buen posicionamiento para sus contenidos digitales por lo que la opción de la red de librerías es muy válida para llegar directamente a los lectores.

En resumidas cuentas, las editoriales no deberían desperdiciar el canal de librerías existente, y estamos a la espera de la primera editorial que una ambos productos en uno. Una editorial que junto a una versión de papel ofrezca tanto la versión digital y alguna promoción interesante para el lector. Se necesitan nuevas herramientas de marketing y las librerías pueden ser las que lleven a los lectores a sus web. Sería una pena que cada uno de dedicase a hacer su propia lucha.

Necesitamos leer. Quizá ahora, y aquí, más que nunca.


futuro   librerias   contenidos-digitales   editoriales