Nada más pero nada menos

Es extraño que después de todo este silencio en el que nos hemos movido con la impunidad del que sabe que a casi nadie le importa un pimiento lo que un librero pudiera hacer o decidamos volver a escribir un post.

Durante todo este silencio hemos asistido a toda clase de congresos librescos. Hemos recibido más consejos en este año y medio que en toda nuestra vida. A tal punto que volvemos con un Garoa renovado donde libros y arte comparten espacio. A la re-fundada librería le añadimos escaleras abajo una galería de arte dirigida por un SEO.

Y al final del todo, apenas iniciamos este nuevo recorrido, nos hemos dado cuenta que siempre nos ha ido muy bien con el consejo de nuestros padres: “sed libreros, nada más, pero nada menos".


garoa