Proyecto Gutenberg

Hoy en día, el acceso universal a la literatura es mucho más posible gracias a la Red de redes: Internet. Hay iniciativas en Internet que mantienen intacto el espíritu de sus pioneros. El Proyecto Gutenberg, nacido en 1971 de la cabeza de Michael Hart, es una de ellas. Se trata, nada menos, de universalizar la literatura, publicando en Internet miles de títulos accesibles de manera sencilla y gratuita.

Gutenberg salió de su imprenta arruinado y se cuenta que fue acogido por el obispo de la ciudad, el único que reconoció su trabajo, hasta su muerte pocos años después de reconocerse su trabajo: inventor de la imprenta.

Si ahora mismo, Gutenberg levantara la cabeza; o le daría un patatús, o se quedaría fascinado al comprobar que su idea de difundir la cultura a través de los libros y gracias a la imprenta, se ha hecho realidad.

Hoy en día, este acceso universal a la literatura es mucho más posible gracias a la Red de redes: Internet. Hay iniciativas en Internet que mantienen intacto el espíritu de sus pioneros. El Proyecto Gutenberg, nacido en 1971 de la cabeza de Michael Hart, es una de ellas. Se trata, nada menos, de universalizar la literatura, publicando en Internet miles de títulos accesibles de manera sencilla y gratuita.

Cuando Hart soñó la biblioteca electrónica universal Internet era sólo un embrión. De hecho, todavía se conocía como Arpanet, y el primer 'e-texto' que envió, la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, iba dirigido a un centenar de usuarios. Pero la Red creció y con ella el Proyecto Gutenberg.

Al generalizarse el acceso a la red, el proyecto cobró nueva vida y gozó de una difusión internacional. Mientras proseguía con la digitalización de los libros, Michael empezó a coordinar el trabajo de decenas, y pronto de centenares de voluntarios en varios países. El proyecto, que ha estrenado más de 13.000 libros electrónicos casi completamente producidos por voluntarios, sigue activo. Cualquiera puede ser corrector y ofrecerse para corregir una página cada vez.

En enero de 2004, el Proyecto Gutenberg se extendió más allá del Atlántico con la creación del Proyecto Gutenberg Europa. A la misión original se añadió un papel de puente entre idiomas y culturas diversas. El objetivo era la creación de una biblioteca de un millón de libros, con numerosas secciones nacionales y lingüísticas. Pero siguiendo siempre con la misma óptica: la lectura a disposición de todos al menor coste, mediante el uso de textos electrónicos gratuitos.

Bajo el lema de “rompamos las barreras de la ignorancia y el analfabetismo”, este proyecto permite a los usuarios obtener obras de referencia en diferente idiomas (inglés, francés, italiano, alemán, español…) y de forma totalmente gratuita, con la única condición de que si se redistribuye un ejemplar, no se modifique el texto.

La web permite la consulta libre de la base de datos a partir del título, el autor, el idioma y los últimos títulos colgados; así como la consulta del ranking de los títulos más descargados: los 100 primeros libros electrónicos y los 100 primeros autores consultados las últimas 24 horas y una constante actualización RSS de los últimos eBooks.


literatura-digital   patrimonio-cultural   proyecto-gutenberg