¿Ha llegado la hora del lector electrónico?

¿Nunca os habéis puesto a imaginar como serán los libros en el futuro?, ¿Cómo os los imagináis?, ¿Acaso serán unos dispositivos con una pantalla táctil que nos permitirán acceder a todos los libros de nuestras bibliotecas?, ¿Os imagináis que se puedan leer todos nuestros libros en un dispositivo electrónico preparado con las mismas prestaciones que el libro tradicional? Os presentamos los lectores electrónicos.

Diversos dispositivos electrónicos pueden ser utilizados para la lectura de ebooks como un PC, una PDA, o un portátil, pero ninguno de ellos ha sido diseñado exclusivamente para disfrutar de la lectura, hasta que han llegado los lectores electrónicos. Su principal característica es que permiten emular la versatilidad del libro de papel. Así, al utilizar un lector electrónico, tenemos movilidad y autonomía (dispositivos móviles con bajo consumo de energía para permitir lecturas prolongadas sin necesidad de recargas), pantallas con unas dimensiones suficientes para mostrar documentos tradicionales (tamaño A4 o A5) y alto nivel de contraste incluso a plena luz de día (hasta 16 contrastes de grises).

El salto cualitativo de los lectores electrónicos se ha dado gracias a la tinta electrónica. La tinta electrónica es una aplicación tecnológica que emula el “efecto papel” del libro gracias a su bajo consumo y debido a la ausencia de iluminación propia y alto contraste obtenido (esta tecnología consume energía solamente en los cambios de pantalla). La visión es agradable y con una sensación mucho menos cansina que en las pantallas habituales que estamos acostumbrados, ya que la imagen es fija, sin parpadeos o refresco de pantalla y con una mayor resolución que el papel.

Los lectores electrónicos tienen la gran ventaja de trabajar con hipertextos. La información deja de ser estática, es decir, nos permite ir de un texto a otro gracias a textos relacionados. Y todo esto en un amplio abanico de formatos (como pueden ser pdf, txt, doc o html) poniendo a disposición del usuario la gran posibilidad de utilizar el mismo soporte para leer manuales, prensa, comics, apuntes de estudio o documentos propios.

La aplicación decisiva, a parte de las mencionadas anteriormente, es la gran facilidad que otorgan los lectores electrónicos para descargarse libros directamente mediante un USB o gracias a su conectividad Wireless. Es decir, todos los lectores electrónicos poseen la gran posibilidad de acceder a portales como Proyecto Gutenberg o Google Book Search, librerías virtuales con más de 70.000 libros. En estos portales los usuarios tienen acceso a obras literarias de todo tipo, pudiendo customizar su propia biblioteca personal.

¿Deberíamos empezar a tener en cuenta los lectores electrónicos, no os parece?

Video

Para más información ver el video explicativo de un lector electrónico, en este caso el Kindle.


google-books   libro-electronico   soportes-de-lectura   tecnologia   proyecto-gutenberg