Veinticuatro horas en la vida de una mujer

¿Nos podemos liberar de nuestras equivocaciones? ¿Puede el amor romper las normas establecidas? Cuando alguien no es feliz y su vida carece de sentido ¿puede llegar a abandonarlo todo sin importarle el que dirán? ¿Qué es más importante lo que dictan nuestros sentimientos o el papel que debemos tener ante la sociedad?

Una mujer que se libera. Veinticuatro horas que cambian el curso de una vida. Pasiones que trastornan vidas, pasiones que agonizan, resucitan, viven, desafian y se sublevan. Desahogo, expulsión de fantasmas, reconocimiento de errores. Estas veinticuatro horas son un torbellino en que el pasado regresa con sus dolorosos detalles, hasta entonces relegados. El autor se interna en el tortuoso laberinto de las pasiones humanas frente a un mundo social que tiende a privilegiar las apariencias y que se muestra sumamente cruel con aquellos que osan trastornar el equilibrio moral de la sociedad.

En cien atormentadas páginas descubriremos el devenir sentimental y sexual de una mujer angustiada por la vida y por los acontecimientos. Un hombre y una mujer súbitamente se relacionan y a través de sus encuentros el lector descubre las pasiones que trastornan sus respectivas vidas. Stefan Zweig  se mete con gran maestría en la mente de una mujer para contar toda la historia. El autor describe el tortuoso laberinto de las pasiones humanas frente al mundo social que tiende a privilegiar las apariencias y que se muestra sumamente cruel con aquellos que osan trastornar el equilibrio moral de la sociedad.

La obra fue adaptada para la gran pantalla por director chileno Carlos Borcosque en el año 1944 y como  telefilme "24 hours in a woman´s life" el año 1961 con la interpretacion de Ingrid Berman.

"Veinticuatro horas en la vida de una mujer" es considerada como una pequeña obra maestra.

Veinticuatro horas en la vida de una mujer

Autor:
Editorial: Acantilado
ISBN: 978849535939I

Personalmente yo encuentro más digno que una mujer ceda al instinto, en forma libre y apasionadamente, a que, como por lo general ocurre, engañe al esposo en sus propios brazos y a ojos cerrados.