35 kilos de esperanza

La esperanza es lo último que se pierde, pero, ¿y si se pierde?. Siempre queda el cupón: la ilusión de todos los días. Igualmente, hace ilusión encontrarse con libros como este. Un libro donde las palabras no pesan y la esperanza es de 35 kilos.

Al protagonista de 13 años no le gusta el colegio, más bien lo odia porque le esta amargando la vida. Repite curso y no se entera de lo que sucede en clase. Ni le interesa. ¿Es un caso perdido?

Las primeras palabras  de un libro son determinantes para los jovenes lectores y seguro que algunos de ellos hacen sus opiniones las pronunciadas por el narrador- protagonista de la historia, Gregorio.

El abuelo León es una figura significativa en la familia de Gregorio. La relación abuelos-nietos queda perfectamente reflejada. El abuelo León podría ser cualquiera de nuestros abuelos, el abuelo Paulo por ejemplo.

Otros temas que se tratan son la distinción entre trabajos manuales y trabajo intelectual y la esperanza , que da título al libro.  

Anna Gavalda escribió  35 kilos de esperanza para rendir homenaje  a aquellos de sus estudiantes que eran malos en la escuela y sin embargo eran gente fantástica.

La escritora deja hablar a sus personajes ,y como todas las mujeres posee un agudo sentido de la observación de la fragilidad del ser humano, del delicado equilibrio entre la felicidad y la esperanza.

35 kilos de esperanza puede ser la lectura de uno mismo.

35 kilos de esperanza

Autor:
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9788420400471

Odio el colegio. Más que a nada en el mundo. Más todavía... Me amarga la vida