Los nuevos caminos de la literatura vasca

Tuvimos que retocar nuestra agenda, La ocasión merecía la pena y para las siete en punto estábamos sentados de frente al sofá rojo de la Sala Elkar. Invitados por 111 Akademia tres editores de mucho tirón y prestigio: Xabier Mendiguren, Inazio Mujika y Gorka Arrese, como moderador Juan Luis Zabala. No pudimos fallar, teníamos que estar allí. Los nuevos caminos de la literatura vasca a debate.

Justo empezar el coloquio los tres editores quisieron dejar claro que “si no conocemos el lector vasco actual, dificilmente podremos reconocer cuales van a ser los hábitos del futuro lector”. Esto le recordó a Gorka Arrese una celebre mención del gran humorista británico Chesterton. Muchos coloquios sobre el futuro de la literatura se centran unicamente en el mundo tecnológico donde grandes emprendedores se atreven a autoproclamarse, ante el gozo del público, como los futuros editores y libreros del siglo XXI.

Siguiendo con la afirmación que no conocemos al actual lector vasco, los tres editores analizaron las posibles características del lector hasta que Xabier Mendiguren dejó claro que “no existen claves para formar un lector”. Eso les dio paso a cuestionarse el trabajo que se realiza en las escuelas en tareas de la transmisión de la cultura vasca. Inazio Mujika y Xabier recordaron que la lectura de un libro requiere una preparación, una formación y que ellos ven que este proceso es imposible viendo el nivel que ofrecen algún que otro profesor...

Siguieron conversando hasta que Inazio Mujika mencionó una situación que a nosotros se nos hizo muy familiar: “Muchos vascos no están dispuestos a leer en euskera”. Muchos vascos que han estudiado, viven y trabajan en un entorno donde se habla euskera no están preparados ni dispuestos a leer en euskera. Cuando este lector dispone de un título en ambos idiomas, se decanta casi siempre por la versión castellana. A este punto le añadió Xabier que “esto sucede porque no están capacitados para disfrutar de una lectura de calidad en euskera”. ¿Ante este problema que deberían hacer los editores? ¿Bajar la calidad literaria sería una posible solución? Esto a Gorka Arrese le sentó como una puñalada: “¡Cómo se puede plantear esto si la literatura vasca está repleta de literatura infantil!” Esta afirmación no fue recibida con buenos ojos por los otros dos editores y se enzarzaron en una discusión ante el disfrute de los oyentes.

Cuando Juan Luis Zabala le preguntó a Inazio Mujika cuales van a ser las inclinaciones literarias del futuro lector, Inazio opina que las tendencias del lector estarán ligadas al camino escogido por las editoriales y escritores favoritos. El lector se va a embarcar en un viaje guiado por sus escritores y editoriales favoritos. Xabier Mendiguren quiso resaltar el problema que vive la literatura vasca ante la normalización. En su opinión “el éxito del libro gordo que se da en la narrativa castellana y no se da en la narrativa vasca está condicionada por la prestación o no prestación del lector vasco”. Escuchando esto se nos vinieron a la mente las obras de Joan Mari Irigoien y Joxe Azurmendi que acaba de publicar Elkar... Dejando las bromas a un lado, es verdad que el lector vasco deja un mayor margen de confianza a las versiones castellanas y es más exigente con las obras en euskera.

El moderador Juan Luis Zabala dejó para la última media hora las preguntas relacionadas a los nuevos soportes y el libro electrónico. Muchas veces nos cuestionamos porque razón cuando se empieza a hablar sobre la literatura digital pocas veces se llega a hablar más allá del libro electrónico. En palabras de Xabier Mendiguren “centrándome en las cifras de la lectura digital me atrevo a decir que por ahora es un fenómeno minoritario y creo que va a seguir de esta forma los próximos años”. Según Xabier el interés repentino que ha mostrado la industria tecnológica hacia la literatura no va a cambiar los moldes y desgraciadamente tampoco el número de lectores, ni a favor ni en contra. Gorka, en cambio,ve el futuro tecnológico como una realidad partiendo de la base que todas las artes han sido tecnologizadas: “Los recursos van a sufrir un cambio, al mismo ritmo que van a cambiar las tendencias del lector”.

Los tres editores admitieron que todas las editoriales están atentos a los acontecimientos que se puedan dar a corto plazo. También aceptaron que no están preparados o por lo menos no saben por donde tirar en cuestiones de comercialización de contenidos digitales. Gorka quiso recordar que en Susa llevan siete años ofreciendo sus contenidos digitales gratuitamente.

Así, llegamos al momento de las preguntas de los espectadores y soltamos nuestra pregunta trampa: “¿Creéis que el lector vasco está dispuesto a pagar por los contenidos digitales?” Xabier Mendiguren nos dijo que si se utilizan estrategias de precio adecuadas, es decir, si respetamos al lector ofreciéndole un precio interesante, él opina que la respuesta del lector va a ser positiva. Teóricamente esto debería ser así, o por lo menos a las editoriales no les queda otro remedio que pensar que esto va a suceder así. Comentaron que a ellos no les gustaría vivir el proceso que ha vivido la industria de la música, ¿Acaso se está haciendo algo para evitarlo? Aún así, se agradece saber que las editoriales están dispuestas a mover ficha. Nosotros solemos repetir muchas veces que para conseguir un resultado distinto hay que hacer las cosas de forma distinta y opinamos que la cultura vasca y el sector del libro vasco se juegan demasiado para seguir haciendo las cosas de la misma forma.

Si has disfrutado leyendo los comentarios recogidos en este artículo, os recordamos que todavía disponéis de cuatro coloquios por celebrar y gozar. La próxima mesa redonda se va a celebrar en Bilbao, 8 de octubre.

Necesitamos leer, y quizá, aquí y ahora, más que nunca.


futuro   euskara   lector   111-akademia   literatura-vasca   mesa-redonda